Juventud Canaria

Gobierno de Canarias Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad

Accesos



Menú superior



Migas de pan

Inicio > Menú principal > Noticias

Alumnos mediadores, la fórmula para frenar el bullying antes de que llegue



Alumnos mediadores, la fórmula para frenar el bullying antes de que llegue

14/06/18 9:53

Un instituto de Madrid ha decidido implicar a sus alumnos en la resolución de conflictos para evitar que el bullying llegue a casos extremos. Estudiantes mediadores que se encargan de que las partes implicadas lleguen a un acuerdo y lo respeten

Entrar al instituto de Las Musas (Madrid) es ir quitándose una a una todas las ideas que uno recuerda de su centro. Aquí no hay paredes para dividir las clases, hay cristales. Pasear por sus pasillos es ver en todo momento lo que está haciendo cada grupo. Pero no es una idea para controlar a los alumnos. Los despachos y la jefatura de estudios también han eliminado el ladrillo. La idea es tener un espacio abierto, una base física para fomentar el buen entendimiento. Una base que ha servido, también, para consolidar un proyecto para atajar el acoso escolar antes de que llegue. Llevan cinco años apostando porque sean los propios alumnos los que frenen el bullying mediando en los diferentes conflictos.

Fue Marta González quien decidió traer este programa a Las Musas después de haber probado sus beneficios en otro centro de Alameda de Osuna. Era el curso 2012/2013 y tres alumnos por cada clase de 4º de la ESO fueron los responsables de iniciar su andadura. Hoy son 36. “Les formamos para que sepan solucionar conflictos”, explica Marta, profesora de educación física y actual jefa de estudios del centro. “A los más pequeños les decimos que observen, que estén pendientes de lo que pasa en patios, pasillos... Y si hay algún conflicto que nos lo trasladen o lo intenten resolver ellos. Si sucede algo importante, pasa a los mediadores más mayores, que establecen una hora y un día para una mediación”. 

El mediador escucha a las dos partes por separado y después tienen un encuentro con los dos para llegar a una solución. “Asociaciones del barrio como La Rueca les dan herramientas para ese momento, como el parafraseo -volver a repetir lo que el compañero dice para que sepa que le estás escuchando-. Tienen que llegar a una solución pero no deben imponerles nada. Tras el acuerdo, hacen un seguimiento de 15 días”.

Paula Gómez está en 4º de la ESO y es mediadora. “Dos chicos discutieron y uno de ellos me pidió si podía ayudarles. Hablé primero con él. Después le pregunté al otro chico si quería una mediación. Nos juntamos los tres. La solución no era volver a ser amigos, sino resolver los malentendidos y acordar que se iban a respetar”. (Leer más...)

Fuente: elconfidencial.com

[ Volver ]