Prevenir y sensibilizar sobre violencia estética desde el pupitre

La periodista Nadia Martín ha realizado una guía donde aporta una serie de herramientas para prevenir el acoso asociado a la apariencia física en los centros educativos

“Gorda, gafotas, larguirucha…” son algunos de los comentarios que la mayoría de la juventud asegura haber escuchado, al menos, una vez en su vida. Insultos y descalificaciones que se vuelven más frecuentes en las mujeres a las que se margina por no entrar en los cánones de belleza preestablecidos. Los expertos alertan de que estas situaciones pueden llevar a episodios de sufrimiento e, incluso, generar trastornos psíquicos. La periodista y fotógrafa majorera especializada en perspectiva de género Nadia Martín se ha propuesto acabar con ello a través de charlas en institutos y una guía editada por Juventud del Gobierno de Canarias con herramientas para trabajar contra el acoso escolar y la violencia estética desde las aulas.

El último informe de la Unesco señala la apariencia física como principal causa del acoso escolar, seguida del racismo. El estudio hace hincapié en cómo las niñas son más propensas a recibir acoso debido a su apariencia física. También quienes no encajan en los mandatos de masculinidad o feminidad, especialmente las personas del colectivo LGTBI. El informe asegura que “estar insatisfecho con el cuerpo está asociado con el acoso”.

Ante esta situación, el área de Juventud del Gobierno canario ha comenzado a impartir unos talleres con herramientas para prevenir la violencia estética en los centros escolares en los que se profundiza en aspectos como el mito de la belleza, la gordofobia y las consecuencias negativas que ocasiona, sobre todo, en las mujeres. En ellos también se proyecta el documental La imposición de la belleza, realizado por la propia Nadia.

Esta periodista y experta en género insiste en la importancia de acercar estos talleres a los adolescentes de los centros educativos. En la primera parte se trabaja con el alumnado el acoso escolar y la violencia estética, “una problemática con la que siguen conviviendo muchos jóvenes, sobre todo muchísimas jóvenes” y es que “la discriminación de género también está ahí”, insiste la joven periodista.

Los talleres han desembocado en una guía, editada por el área de Juventud, para que profesorado y alumnado puedan trabajar conjuntamente la violencia estética y sean capaces de detectar y prevenir situaciones de acoso escolar, humillaciones o trastornos de salud mental relacionados con la apariencia física.

Nadia explica cómo, a veces, “el profesorado se ve sin herramientas con las que poder combatir este tema”. Por ello, ha salido a la luz esta guía que “pretende ser una herramienta para detectar y frenar el acoso asociado a la apariencia física y trabajarlo desde la literatura, pero también con otros instrumentos como el análisis publicitario, la reflexión, la creación de emocionarios o, incluso, desde la música”. [LEER MÁS]

Fuente: https://www.diariodefuerteventura.com


Volver